Especialista en arritmias.

Atención: si presentas alguno de estos síntomas es posible que necesites visitar a un especialista en arritmias.


¡Hola, estimados lectores! Bienvenidos de nueva cuenta al blog del Centro del Ritmo Cardiaco, la clínica que reúne en su equipo de trabajo a los mejores cardiólogos, capaces de  tratar cualquier padecimiento relacionado con alteraciones del ritmo de corazón. En nuestro grupo contamos, por supuesto, con un especialista en arritmias. Y por eso queremos aprovechar este espacio, y la entrada de hoy, para hablar de este padecimiento, y de los síntomas que se presentan. Recuerda que el corazón es el órgano más importante del sistema cardiovascular, y por lo tanto es importante mantenerlo en óptimas condiciones, a fin de gozar de cabal salud.

Primero lo primero… ¿qué es una arritmia?

Para comenzar, es importante que tengamos bien claro en qué consiste una arritmia. Pues bien, para definirla en palabras sencillas, diremos que se trata de un cambio o alteración en el ritmo al que late el corazón. Muchas veces percibimos únicamente cuando nuestro corazón late demasiado rápido. Y claro, en este caso, la causa puede ser una arritmia. No obstante, es importante tener en cuenta que la afección no sólo se presenta cuando el ritmo cardiaco se acelera, sino que también puede deberse a la causa opuesta, es decir, que los latidos del corazón sean demasiado lentos. Y no sólo eso, sino que una arritmia también puede estar dada por el hecho de que el corazón no lata ni más rápido ni más lento del corazón, sino simplemente a un ritmo irregular.

De acuerdo con el especialista en arritmias, cada una de estas variaciones del ritmo de los latidos del corazón, sumamente perjudiciales para la salud, del sistema cardiovascular, primero, y de todo el cuerpo, en general, tienen una denominación específica. Así, si el corazón late a ritmos demasiado lentos, el nombre correcto de la arritmia es bradicardia. Por otra parte, cuando el ritmo es anormalmente rápido, el nombre es uno que seguramente conoces: taquicardia. Finalmente, si el patrón de latidos es irregular pero también acelerado, nos encontramos ante una fibrilación auricular, que es un tipo de arritmia que ya hemos abordado en algunas entradas de este blog.

¿Cuáles son las causas?

Ahora que tenemos en mente una noción clara del concepto de arritmia, y que hemos descrito los tipos más importantes (aunque hay algunos otros, que nos daremos a la tarea de describir en entradas siguientes), debemos hablar también de las causas. Y a modo de resumen podemos señalar que son numerosos los hábitos de vida y las causas que pueden desencadenar este padecimiento. En el ámbito de la historia clínica, podemos señalar que si alguien de tu familia, como padres, hermanos, tíos, abuelos u otros, han padecido arritmias, es probable que tú también presentes algún defecto congénito en el corazón. La palabra “congénito” refiere precisamente a la genética y a los genes, lo que nos lleva a saber que muchas veces a pesar de llevar hábitos de vida saludables, como la práctica constante del ejercicio o evitar el sedentarismo, las alteraciones en el ritmo del corazón pueden estar dadas por la carga genética del ADN. Además, es oportuno mencionar que todas aquellas personas que hayan sufrido algún ataque al corazón pueden presentar, como una de las posibles secuelas, arritmias cardiacas.

Pero más allá de lo anterior, el especialista en arritmias, también hace hincapié en el hecho de que hay ciertas acciones que, si se vuelven un hábito en la vida de las personas, pueden convertirse en importantes factores de riesgo para presentar las alteraciones en el ritmo cardiaco antes mencionadas. Entre éstas las más importantes son, como ya se había mencionado, la falta de actividad física o de ejercicio, pues al llevar una vida sedentaria, el corazón deja de funcionar como debería hacerlo en las mejores condiciones posibles. Asimismo, el consumo frecuente de alcohol y de tabaco son factores que también pueden influir de manera negativa en la salud y ocasionar, entre muchas otras complicaciones, ritmos alterados en el corazón. No es necesario que se presente una adicción a estas sustancias, pues cada persona reacciona de forma diferente al alcohol y al tabaco, y a veces aunque el consumo no sea excesivo, se pueden presentar arritmias.

¿Cuáles son los síntomas?

Ante la amplia gama de causas que pueden desencadenar una arritmia, lo mejor que podemos hacer es estar atentos a la presencia de síntomas, para saber en qué momento es oportuno visitar al especialista en arritmias, a fin de que éste evalúe mediante una variedad de pruebas si se padece un ritmo alterado del corazón y de que se tomen las medidas consecuentes, como la implantación de desfibriladores, marcapasos, la realización de una cirugía o la prescripción de medicamentos que devuelvan al corazón un ritmo normal.

Evidentemente los síntomas más comunes de una arritmia son los latidos anormalmente rápidos o lentos del corazón. Sobre todo cuando se presentan de manera constante y frecuente, ya que hay factores que pueden ocasionarlos, pero por un periodo corto de tiempo, y que no necesariamente se asocian al padecimiento de una arritmia. Sin embargo, también hay que estar pendientes de que no haya “latidos perdidos”, es decir, intervalos en los que más allá de un ritmo lento, no se sienta el latido del corazón.

Y además de estos síntomas evidentes, hay algunos otros, como los mareos. Si bien éstos pueden aparecer en relación con otros trastornos, deben ser especialmente vigilados cuando se conjuntan con otros, como un dolor constante en el pecho, la sensación de falta de aire aun cuando no se realice actividad física y una sudoración que aparece sin causa aparente. También la presencia de estos tres últimos síntomas puede estar motivada por otros problemas de salud, pero cuando todos los síntomas se conjuntan, es sumamente recomendable hacer una cita con el especialista en arritmias, a fin de hacer un diagnóstico pertinente y oportuno.

Recuerda que en el Centro del Ritmo Cardiaco contamos con los mejores especialistas que te podrán devolver la tranquilidad y, sobre todo, la salud. Así es que si tienes dudas sobre el estado de tu corazón o presentas los síntomas arriba mencionados, toma cartas en el asunto y agenda tu cita con nosotros hoy mismo. ¡Te esperamos!